Click to sign up for our newsletter and get amazing content right to your inbox!

Vacaciones en Casa Flotante en el Centro Histórico de Sanford

El último año nos dio un sentido renovado de curiosidad y exploración hacia las áreas que están cerca a nuestro hogar. Tanto Tyler como yo hemos estado en Sanford innumerables veces a lo largo de los años, pero nunca habíamos aprovechado la oportunidad de explorarlo tan íntimamente como hicimos durante 2020. Apropiadamente, nuestra primera oportunidad para una mini-vacación en 2021 nos dio otra nueva perspectiva a las calles del centro de Sanford que ya conocíamos y amabamos.

Llegamos al centro de Sanford un miércoles soleado por la mañana, sintiéndonos emocionados y curiosos por nuestra primera experiencia en una pequeña casa flotante. Quizás teníamos más curiosidad por saber cómo algo que sonaba tan interesante había eludido nuestra conciencia. Si soy sincera, sí, el río Saint Johns está justo allí en Sanford y nunca lo recuerdo cuando voy de visita. Tal vez es el encanto de las calles del centro, la sensación de pueblo pequeño y las tiendas pintorescas que exigen mi atención más que el paseo marítimo. No quiero decir que el parque frente al mar del lago Monroe no sea uno de mis lugares favoritos para hacer un picnic en todo Sanford, pero de alguna manera nunca puse dos y dos juntos, y cuando vi que nos estábamos quedando en el puerto deportivo tan cerca a la calle principal, tuve que abrir los mapas de Google para comprobar que estaba en el lugar correcto. A solo minutos del centro (tanto a pie como en bicicleta o carrito de golf), nuestra pequeña casa flotante estaba perfectamente ubicada como un acogedor punto de partida para nuestra escapada romántica.

Desde el momento en que entramos en nuestro pequeño refugio, nos enamoramos. Nos enamoramos de los pequeños rincones que fueron cuidadosamente pensados ​​y bien planificados para maximizar la eficiencia del espacio. Nos enamoramos del tocadiscos y los álbumes que llenaron de música y vida el salón. Nos enamoramos de las sillas del porche y del balcón que daba a nuestro mar sereno. Arriba, nos enamoramos de nuestra cama estilo entresuelo que me recordó a los fuertes de almohadas y los escondites secretos, con un escondite propio, una habitación zen homónima. Como autoproclamada experta de Airbnb, me he alojado en una variedad de hogares en todo el mundo durante mis viajes. Tiendo hacia experiencias únicas y hogares con un diseño que coincide con mis preferencias. En esta casa, me emocionó encontrar una combinación de ambos. Como beneficio adicional, nuestro anfitrión fue un “Superhost” de Airbnb.

Después de dejar nuestras maletas y un rápido brindis de bienvenida con champán, tomamos nuestras bicicletas (gracias a Sanford Golf Cart Rentals) y dimos un paseo rápido por el puerto, para disfrutar de la vista panorámica al comenzar nuestro día.

Nuestra primera parada fue una tienda de antigüedades. Después de probar el tocadiscos en la casa flotante, supimos que queríamos obtener nuestros propios vinilos. Nos dirigimos a Treehouse Antiques, una tienda que literalmente tiene todo lo que podrías desear (¡e incluso algunas cosas que no sabías que querías!). Fuimos recibidos por la dueña, Stephanie. Cada vez que cogíamos algo interesante, ella sacaba mágicamente el artículo perfecto para complementarlo. La tienda está repleta de todo tipo de cosas maravillosas que esperan ser descubiertas.

Para cualquier persona interesada en ropa y accesorios clásicos, no puedo recomendar su selección lo suficiente. Personalmente, no pude resistir su impresionante selección de cámaras antiguas.

Nuestra siguiente parada fue dirigirnos a Hollerbach’s Outfitters, que quedaba a un breve paseo en bicicleta por la calle. Para aquellos que reconocen el nombre, sí, es propiedad de las mismas personas que dirigen el famoso restaurante alemán en Sanford, Hollerbach’s Willow Tree Cafe. Tyler y yo estábamos emocionados con nuestra reservación para cenar ahí más tarde en la noche. Ambos probamos el atuendo tradicional alemán (yo un dirndl y Tyler unos tradicionales pantalones de cuero).

Casi compramos unos pantalones de cuero para nuestro cachorro, pero decidimos esperar hasta que deje de crecer.

Después de varios cambios de ropa y algunas fotos con el recorte en el frente de la tienda, nos dirigimos de regreso al puerto marítimo en bicicleta hacia un bote de remos.

Abriendo oficialmente a partir de la primavera de 2021, el Pedal Cruise dirigido por el capitán Rob Paul es la atracción de pedaleo más nueva de Sanford. Al igual que los bares de bicicletas con pedales que ves en las calles, este crucero a pedales lleva esa misma energía divertida en un recorrido guiado en bote por el río Saint Johns. Como fuimos durante su preapertura, estábamos Tyler, yo, los propietarios y sus amigos.

Como se trataba de una prueba, navegamos en el lago Monroe, pero los propietarios nos explicaron que la intención es tener recorridos que comienzan al mediodía y terminan al atardecer los siete días de la semana, con una duración de una hora y media cada recorrido.

El costo será de $45 por asiento para un tour en grupo y $750 para reservar el bote entero (donde caben veinte personas) y cada visitante trae sus propios tragos (vino o cerveza es permitido, pero no licor). Es una excelente manera de desahogarse un poco con tus amigos más cercanos (o llegar a conocer gente nueva como hicimos nosotros).

Una vez que regresamos a la costa, era hora de recoger nuestro carrito de golf (gracias a Sanford Golf Cart Rentals) y prepararnos para cenar en el Biergarten de la azotea de Willow Tree Café (construido con madera rehabilitada de edificios y granjas de la zona de Bavaria en Alemania).

De jueves a domingo, Willow Tree tiene música en vivo en la planta baja y el Biergarten al aire libre en el techo. A Tyler y a mí nos encantaba ir a Willow Tree cuando era solo un restaurante con gran ambiente, personas amables y la mejor comida alemana de la ciudad.

Nos encanta aún más ahora con la adición de la tienda de delicatessen, la tienda de disfraces y el impresionante Biergarten. Sentarme en la azotea bebiendo Hefeweizens, comiendo Riesenbrez Aufschnitt y oyendo los sonidos de la banda tocando abajo me hizo sentir nostalgia perdida en la autenticidad del ambiente. Fue un gran placer y no encontrarás nada parecido en Florida Central.

Terminamos nuestra noche con cena, música y risas en el salón principal. Tyler pidió el Spaetzle vegetariano (su favorito) y yo pedí el Cajun Wurst con papas y repollo rojo dulce. Recorrimos el centro de Sanford un poco más antes de regresar al bote por la noche, disfrutando del aire cálido en nuestro carrito de golf. Realmente nos sentimos mimados con lo cerca que estaba todo de nuestra casa flotante, y con las bicicletas y el carrito de golf, teníamos todo lo que queríamos a nuestro alcance.

Nos levantamos temprano a la mañana siguiente para disfrutar del amanecer desde el muelle de la casa flotante, antes de montarnos en nuestras bicicletas a buscar un café para el desayuno. De regreso a lo largo del paseo marítimo y por las calles del centro, marcamos pequeñas tiendas para nuestra próxima aventura en Sanford antes de regresar a la casa flotante para prender el tocadiscos y bailar en nuestra sala de estar con las ventanas abiertas de par en par. Ese pequeño momento fue tan conmovedor para nosotros que (no es broma) compramos un tocadiscos en el camino a casa. Es tan extraño cómo nos sentimos tan desconectados y aislados cuando estábamos justo en el borde de un centro de la ciudad muy bulliciosa, pero de alguna manera ese momento se sintió como si no hubiera nadie más en el mundo excepto nosotros. Fue el final perfecto para nuestro tiempo en la pequeña casa flotante.

Hicimos el check out y caminamos por un muelle para empezar nuestra actividad del día, el crucero relajado con almuerzo de Saint Johns River Ship Co. Nota: el embarque comienza 30 minutos antes de la hora de salida. Yo nunca había estado en un barco de vapor . Resulta que el Barbara Lee no funciona con vapor, sino que utiliza motores diésel para hacer girar las ruedas de paletas gemelas.

Después de abordar, nos mostraron nuestra mesa. Nos dieron una selección de artículos para el almuerzo. Tyler escogió la lasaña de verduras asadas y yo escogí la costilla de res. Nuestras comidas venían con café, un aperitivo de frutas y vegetales crudos, pan y postre.

Poco después de partir, el capitán se acercó a nuestra mesa para presentarse y desearnos un feliz viaje. El barco ofrece música en vivo mientras comes, y los pasajeros pueden explorar los varios pisos del barco. Pasamos junto a numerosos navegantes amigables que nos saludaron y disfrutamos del paisaje verde de Florida.

El viaje era increíblemente estable. Ni una sola vez nos preocupamos por movernos por el barco o derramar nuestros tragos ya que fue un crucero realmente relajante. Escuchamos datos interesantes sobre la vida silvestre que pasábamos y la historia del desarrollo del río. Aprendimos sobre algunas de las prácticas de ingeniería civil que se implementaron para el diseño del río y hacerlo navegable. Fue interesante notar que el Barbara-Lee es el único auténtico “sternwheeler” que navega por el río y recuerda la elegancia y los ornamentados barcos de vapor que una vez navegaron por el río Saint Johns durante los años 1800s desde el río Hudson hasta aquí en Sanford.

Esta mini-vacación en Sanford nos dejó entusiasmados por días después de regresar a casa. ¡Estamos ansiosos por tener nuestra próxima oportunidad de explorar los tesoros ocultos que el condado de Seminole tiene para nosotros!